Muertos sus maridos, sus coños son libres

Nada más enterrar a sus dos maridos, fallecidos de muerte natural debido a su avanzada edad, las chicas lo celebran con mucho luto y dos buenas pollas, las de sus amantes que ahora tienen total libertad para disfrutar del gran patrimonio que los dos maridos han dejado, sobre todo de sus coños calientes, que han tenido que ser saciados desde el mayor secretismo y que ahora, pueden disfrutar en la piscina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *