Dejandose follar por la jefa de recursos humanos

El chico solo tiene dos opciones, o irse de la empresa, intentando buscar un nuevo empleo en este mundo en crisis, o hacer lo que ordene la jefa de recursos humanos, quien viene acosándole desde hacía tiempo con intención de probar su polla, cediendo finalmente ante sus expectativas y dejando que sea la chica que cabalgue locamente con su coño hasta el punto de terminar corriéndose como una buena zorra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *