La chica aprovecha que su chico es masajista para acudir a su trabajo y darse un placentero masaje en la espalda, aunque sabe perfectamente que siendo tan sensible es capaz de excitarse mientras las manos de su novio pasa por su cuerpo. El chico se entrega con toda profesionalidad hasta que comienza a trabajar los glúteos de su chica, quien se pone cachonda y sin darse cuenta coge la polla de su chico, quien finalmente deja el masaje para otro día y se folla en la camilla a su novia para terminar disfrutando del sexo en la intimidad de su trabajo.

⇓ Descargar Vídeo HD