Aburridos por la espera de tantas horas para saber los resultados de un análisis, la pareja decide arriesgarse un poco y disfrutar de una buena fantasía sexual en una habitación en la que no hay ningún medico. La chica, avispada y caliente no duda en lanzarse a invitar a su chico que se ponga la bata de medico y le examine las tetas y el coño, al parecer unas partes sensibles que desde hace tiempo necesitan su analisis, y el chico no duda en palpar y auscultar hasta que ciego por la excitación finalmente decide que el mejor medicamento para la chica es una buena dosis de polla.

⇓ Descargar Vídeo HD