Mark era un hombre solitario ya que por su trabajo no podía tener novia porque apenas la veía con tanto viaje y cuando había intentado tener una relación seria había terminado en desastre. Así que Mark recurría en cada viaje a llamar a una puta o escort para follar en su hotel. Pero en particular había una puta preciosa que le traía loco de atar cuando ponía la polla entre dos bonitas tetas redondas mientras le miraba con sensualidad fijamente y le masturbaba la polla justo antes de montarse sobre ella y cabalgar.

⇓ Descargar Vídeo HD