La doctora aprecia en su paciente que tiene una vida sexual nula, debido a una pareja muy sosa en la cama y que folla de uvas a peras. La chica, una doctora entregada a su trabajo va a poner remedio a su enfermedad, prestando su coño para la dulce sesión de placer que le va a recetar con su coño, descubriendo que el chico esta muy desaprovechado ya que gasta una polla lo suficientemente grande como para saciar dos coños.

⇓ Descargar Vídeo HD