La chica se ha presentado en la parte trasera de un almacén dedicado a guardar el atrezzo de todas las películas porno que se realizan por la zona, y es que busca realizar un casting porno para intentar grabar alguna escena. Morena, morbosa y tetona, la jovencita responde todas las preguntas del chico quien para la ocasión ha traído a un amigo suyo para la prueba real, donde la chica probará a hacerle una mamada y finalmente abrirse de piernas encima de la mesa para disfrutar del buen sexo.