No entendemos como a Monique la dejaban todos sus novios, tal vez no se fiaban de que ella les fuera fiel porque era guapa y estaba buenísima. De todos modos, Monique necesitaba contárselo a alguien así que acudió corriendo a casa de su vecino para consolarse. La mejor forma de consolación estaba clara y más con una mujer así, estaba asegurado el polvo que se iba a pegar con él, pues con el buen par de tetas de Monique nadie quedaba indiferente ni diría que no.

⇓ Descargar Vídeo HD