Para la policía Bridgette B era fácil conseguir una dura polla que poder llevarse a la boca, pues utilizaba su profesión para poner multas indebidas a los hombres a los que ponía el ojo mientras patrullaba. Ella les prometía quitarles la multa si la dejaban disfrutar de sus pollas penetrándole el coño a mansalva, una y otra vez.

⇓ Descargar Vídeo HD