Siempre le había causado curiosidad el arte de la hipnosis y ahora que tenía una razón para aprender a dominar a cualquier hombre que se le anotjara, la señora Blanch había decidido aprender en un curso que había encontrado por internet. Cuando recibió el título decidió probar sus dotes hipnóticas llamando al amigo de su hijo para hipnotizarlo. El caso es que con las grandes tetas de la Milf uno ya quedaba más que embobado, por eso le fue muy fácil conseguir que la polla del chaval terminara bombeando el coño de la madura viciosa.

⇓ Descargar Vídeo HD