El botones acompaña a su habitación a una preciosa jovencita morena, y al pedirle la propina la chica se encuentra que el chico quiere algo más que simple dinero, provocando la ira del director del hotel que le obliga a marcharse aunque este no se rinde, y cuando la chica se encuentra estudiando tranquilamente el botones viene a cobrarse la propina por él mismo, con su polla que la chica, una perra muy sedienta no dudará en complacer con una buena mamada y poniendo su coño a disposición.

⇓ Descargar Vídeo HD