Dos jovencitas están dispuestas a disfrutar de la polla del novio de una de ellas, sin ningún tipo de celos, simplemente dejándose llevar por el morbo y la travesura que les apetezca, abriendo bien las piernas para que el chico les masturbe con sus manos y finalmente, como no, dejándose penetrar sus coños húmedos, gimiendo como unas vulgares zorras que disfrutan hasta el final cuando este se corre en sus bocas.