Aplicando un delicioso castigo a la zorra universitaria

Una chica mala ha decidido hacer novillos en la escuela, y suerte que esta el vigilante de pasillos para evitar que la chica se pierda la clase. Al resistirse a entrar en clase el vigilante decide aplicar la pena máxima de castigo, follándosela en un cuarto y demostrando que cada vez que rompa las normas, recibirá un buen par de pollazos en la cara de guarra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *